Provincias y gremios pujan por los fondos para educación que recortó Nación

Provincias y gremios volvieron a la mesa de negociación tendida por la Secretaría de Trabajo donde participaron de una nueva ronda junto al titular de Educación, Carlos Torrendell, para definir un nuevo piso salarial docente a nivel nacional.

Educación 06/03/2024 José Alberto Coria José Alberto Coria
Gremios

Desde el Consejo Federal de Educación elevaron una propuesta formal pero no hubo consenso aún con los gremios que pidieron "una cifra más razonable".

En la antesala de la reunión, las cabezas del área a nivel de las gobernaciones compartían una misma preocupación respecto a la suerte de los fondos nacionales que inciden no solo sobre los sueldos pero sobre las condiciones de educación. También una advertencia en común, que llevaron al gobierno de Javier Milei sobre la disponibilidad de esos recurso para marzo. Ante la falta de acuerdo, la audiencia volvió a pasar a cuarto intermedio hasta el próximo martes 12 a las 11.

A esta cita se llegaba luego de un nuevo paro, el segundo en el sector de educación, encabezado ayer por los cuatro gremios cegetistas -UDA, Sadop, AMET y CEA- con repercusión en Chaco, Chubut, Misiones, Neuquén, San Juan y Santiago del Estero y en el nivel secundario en la Ciudad de Buenos Aires. Una semana antes, previo a la primera cita en la sede Alem de Trabajo, CTERA había impulsado una medida de fuerza similar en el primer día de clases en la Ciudad de Buenos Aires (inicial y primario), Corrientes, Formosa, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, San Luis y Mendoza.

Durante aquella primera audiencia con Torrendell, desde el Gobierno confirmaron a los ministros provinciales y los representantes gremiales la continuidad del Fondo Compensador de Desigualdades Salariales, uno de los pedidos para garantizar los recursos federales que permiten alcanzar el piso salarial. No obstante, no se llegó entonces a fijar un nuevo monto para 2024 a nivel nacional sino que se les pidió a las provincias que propusieran un número para esta cita.

En esta segunda reunión el secretario general del Consejo Federal de Educación, José Thomas, propuso que la oferta del piso salarial sea de $ 310.000. Lo hizo con el consenso mayoritario de las provincias, detallaron fuentes del Gobierno a El Cronista.  Asimismo, desde la Secretaría de Educación reiteraron que los recursos financieros destinados al Fondo Compensador seguirían disponibles así como los necesarios para los programas de Evaluación e Información Nacional.

En contrapartida, no hubo cambios respecto a la decisión sobre el denominado Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid), una erogación de Nación a las provincias destinada a mejorar los salarios docentes, que se planea redireccionar al financiamiento de políticas vinculadas con aprendizajes efectivos, como el Plan Nacional de Alfabetización, y al sistema de información escolar. 

Tanto las provincias como los gremios coinciden en que no solo se debe discutir un nuevo piso salarial a nivel nacional, que hoy ronda los $250 mil, sino también los recursos de Nación destinados a garantizarlo, así como al financiamiento de una educación de calidad con los programas de conectividad y las obras de infraestructura paralizadas. De hecho, ambas partes, gremios y provincias, coordinaron sus demandas en la previa -aunque con estrategias diferentes- para que el gobierno de Javier Milei "honre las obligaciones contempladas en la Ley de Financiamiento Educativo", detallaron a El Cronista.

Desde el Gobierno rechazan el concepto de "paritaria nacional docente" por entender que es una potestad de las provincias desde la reforma constitucional de 1994. "Es una discusión que parece medio semántica. Pero efectivamente, de la misma manera que hay salario mínimo vital y móvil, en el nivel nacional se negocia colectivamente un salario mínimo docente junto con otros elementos que están en el artículo 10 de la ley", explicó Torrendell en TN, la semana pasada.

Y añadió: "No es solamente el salario mínimo el número. Hay condiciones laborales, el calendario que ya está previamente también fijado. Entonces, estrictamente hablando, en ninguna ley se habla de que hay una paritaria nacional. Lo que hay son diálogos o negociaciones colectivas para estos elementos, entre los cuales está el salario mínimo, y luego hay paritarias provinciales porque ahí hay empleador y empleados".  

En rigor, para las provincias es tan importante definir el piso salarial como el resto de los recursos destinados a educación que Nación puso en pausa. Acorde a un informe elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), en materia educativa se observa casi un 0% de ejecución de partidas sensibles para el sector como el Fondo Nacional de Incentivo Docente, el Programa Conectar Igualdad y el programa de Infraestructura y Equipamiento de la Secretaría de Educación.

Si bien los gremios reclamaban originalmente que ese piso salarial no quedara por debajo de la canasta básica -a medidas de febrero se ubicó en torno a los $ 596.000-, finalmente aceptaron bajar su demanda hasta los $ 450.000. Con el nuevo piso que propuso el Consejo Federal integrado por las provincias, el piso tendría un incremento del 24%, hasta alcanzar los $ 310.000. Desde la UDA, Sergio Romero demandó que se mejore la oferta de cara al próximo encuentro el martes 12 y se ponga sobre la mesa "una cifra más razonable"

En el Gobierno insisten que las paritarias son nacionales. No obstante, aunque la negociación tiene lugar a nivel distrital, la definición de un nuevo piso salarial nacional define un piso que también impacta a Nación. Como aseguraron desde el Ejecutivo de Javier Milei, el Fondo Compensador de Desigualdades Salariales con los que el Gobierno central se compromete a asistir a las provincias que no alcanzan el piso salarial docente a nivel nacional seguirá activo. Ergo, sería mayor la cuota de recursos requeridos y quizás más las provincias con dificultades para alcanzarlo en este contexto de ajuste forzado.

Qué provincias se hicieron cargo del Fonid

En enero, apenas una cuarta parte de los 24 distritos pudieron hacerse cargo de los recursos no transferidos desde Nación en concepto de Fonid. Algunas, como Entre Ríos, absorbieron la suma que mejora los salarios docentes en línea con la creencia de su gobernador, Rogelio Frigerio, que la educación es potestad de las provincias y que debe asumirse desde lo financiero. El mandatario del PRO cerró ya una paritaria con los estatales determinada por el nivel de recaudación en un plan de recorte del gasto que lo alinea con la Casa Rosada desde lo estratégico.

Otras provincias, en cambio, hicieron frente a la cuota del Fonid con recursos propios de forma excepcional, para que no impacte en los bolsillos en medio de un verano que marcó ya un 51% de inflación acumulada acorde a la CTA, entre diciembre y enero.  Es el caso de la Provincia de Buenos Aires que solventó de sus recursos la suma correspondiente al Fonid que representa hasta unos $30.000 de los salarios. Ese número, que se duplica en el caso de los docentes con jornada completa -dos cargos-, implica una erogación importante cuando se mira la cantidad total de docentes en la provincia.

En gran medida, la preocupación compartida por estos distritos que lograron financiar con sus propios recursos la ausencia del Fonid en enero y febrero, es cuánto podrán sostener esta práctica en los meses por venir. Sin ir más lejos, lo ven complejo si no imposible, si desde Nación cortan las transferencias.

"Nosotros hicimos un esfuerzo enorme para pagar el Fonid de enero que equivale a unos $ 14 mil millones de pesos. El Fondo de Fortalecimiento Fiscal de la Provincia -que el gobierno de Milei también dio de baja- equivale a $ 880 mil millones. Y por supuesto que necesitamos que la Nación revea esta actitud porque no se va a poder sostener", comentó hoy Cristina Álvarez Rodríguez, jefa de asesores de Axel Kicillof, en diálogo con El Destape Radio.

"Nosotros tenemos el objetivo de sostener la obra pública, sobre todo porque genera trabajo. Tenemos más de mil obras en curso en la provincia y no queremos que se paralice porque hay muchas familias que trabajan en la industria de la construcción que dinamiza el interior. Pero por supuesto esto va a ser muy difícil de sostener si el Gobierno nacional sigue imponiendo su plan de ajuste no dejando nada en pie", completó.

Desde Corrientes, donde se añade la circunstancia de una emergencia en su capital por un devastador temporal, la ministra de Educación local, Práxedes Itatí López, acusó "un golpe muy fuerte" a las arcas para costear los $ 1300 millones. También puso el foco en las obras paradas, 58 en total, que deberá completar la provincia con recursos que le escasean porque tampoco Nación giró los fondos vinculados desde diciembre.

En la Ciudad de Buenos Aires también se destinaron fondos propios para garantizar el inicio de las clases en término. CTERA habló de un 80% de acatamiento en su paro del lunes 26 de febrero -ayer los gremios cegatistas cifraron en el mismo porcentaje la adhesión a su convocatoria- pero en el gobierno de Jorge Macri informaron que en el distrito el 93% de los establecimientos educativos habían abierto en el primer día del nivel inicial y primario.

Formosa también decidió cubrir el Fonid con recursos propios así como el Módulo Aborigen que se encontraba en el Plan Nacional Alimentario. Y en Chaco, su gobernador, Leandro Zdero, dispuso una suba del 250% en el monto correspondiente a la ayuda escolar que estaba muy baja en relación a la inflación -nominalmente pasó de $ 6.000 a $ 15.000 por hijo en edad escolar- al comenzar el ciclo lectivo. Esta asignación se abona por única vez en el primer mes de clases.

Cronista

Te puede interesar
Notas más leídas