Caso Facundo Raynal: "perder a un hijo es lo más duro que te puede pasar"

Así lo expresó el padre después de seis años de la muerte del adolescente. El proceso legal comenzó en Metán, recordando una tragedia que dejó un vacío imposible de llenar. En medio de obstáculos y desafíos, la familia continúa su lucha por la verdad, buscando respuestas y honrando la memoria de Facundo.

Judiciales 06/06/2024 Xiomara Díaz Xiomara Díaz
Padre de Facu Reynal

Los alegatos en el caso de la trágica muerte de Facundo Raynal, un adolescente de 16 años, comenzaron este miércoles en Metán. Su padre, Gustavo Raynal, figura como denunciante en esta causa que ha sido un largo y doloroso proceso en busca de justicia. El próximo 31 de julio, se cumplirán seis años del fatídico día, en que Facu perdió la vida.

Hablar con Gustavo es adentrarse en un profundo dolor que solo los padres que han perdido a un hijo pueden comprender. "Como padres, perder un hijo de 16 años es lo más duro que puede haber en la tierra", expresó con una mezcla de dolor y resignación en una entrevista en El Bueno y El Malo. Facundo estaba en plena etapa de construcción de su futuro, cursando 4º año para pasar a 5º en la Escuela de Comercio "José Manuel Estrada" de la ciudad de Metán. Pero su vida se truncó, dejando un vacío imposible de llenar.

Promo cole

"Te perdés un montón de cosas de él", reflexionó. Es un duelo que va más allá de la pérdida de una persona querida; es la pérdida de todas las experiencias que estaban por venir, de los sueños que se esfumaron en un instante. Aprender a vivir después de la muerte de un ser amado es una tarea desgarradora, y más aún cuando ese ser era un joven lleno de vida y promesas.

La lucha por encontrar justicia no han sido sin obstáculos. En medio del dolor y la búsqueda de respuestas, enfrentaron una serie de desafíos que amenazaron con obstaculizar su camino hacia la verdad y la justicia. "Cuando hicimos las marchas, tuvimos muchos inconvenientes. Muchísimos inconvenientes", recordó con frustración. Desde el inicio, enfrentaron dificultades para obtener el permiso necesario para marchar, encontrándose con respuestas ambiguas y dilatorias de las autoridades municipales. Pero no se rindieron. Decidieron continuar presionando, haciendo uso de todos los medios a su alcance, incluidos los  de comunicación, para lograr que se hiciera justicia por Facundo.

Justicia

"No se iba a hacer, no se iba a hacer", recalcó Gustavo.  Sin embargo, su persistencia dio frutos y se logró avanzar hacia el juicio.

Pero los obstáculos no terminaron ahí. En el camino, se enfrentaron a barreras legales y burocráticas que amenazaron con desviar su búsqueda de justicia. Desde problemas con los abogados locales hasta dificultades para presentar pruebas de manera efectiva, cada paso parecía estar plagado de complicaciones.

"Hacíamos las presentaciones con el nuevo abogado de Salta y era un error, un punto y aparte, y lo devolvían", explicó Gustavo, destacando la frustración y la confusión que enfrentaron en el proceso legal. Incluso se encontraron en situaciones en las que no recibieron notificaciones adecuadas sobre el progreso del caso, lo que complicó aún más su lucha por la justicia.

Un fatídico desenlace: La noche del 9 de julio

El relato de este padre sobre los eventos del fatídico 9 de julio es un testimonio desgarrador de una tragedia que cambió su vida para siempre. Esa noche, Facundo pidió permiso para asistir a un cumpleaños en la casa de una señora que vivía frente a ellos, una figura familiar para los Raynal.

"Mi hijo era como un hijo más de la señora", recordó Gustavo con nostalgia. El joven y la vecina tenían una relación cercana, y esa noche no fue la excepción. Facundo recibió permiso para quedarse hasta las 2 de la mañana, y todo parecía transcurrir con normalidad. Sin embargo, ese último mensaje que intercambiaron padre e hijo, donde Facundo aseguraba estar bien mientras comía tacos, se convirtió en el último contacto que tendría con su hijo.

Gustavo Raynal

La mañana siguiente trajo consigo una terrible sorpresa. Al despertarse, junto a la mamá del joven notó la ausencia de su hijo. Preocupado, se dirigió a la casa vecina, donde se le informó que Facundo aún estaba durmiendo. Pero la inquietud de este papá creció cuando las respuestas evasivas de la vecina lo alertaron de que algo estaba mal.

Lo que encontró al entrar al inmueble es una imagen que nunca podrá borrar de su mente. Su hijo, tirado en el suelo, aparentemente inconsciente. "Me lo emborracharon y lo tiraron en la cama", relató con dolor.

Sueños

Los esfuerzos desesperados por reanimar a Facundo fueron en vano. Gustavo llamó a la madre de Facundo y juntos pidieron ayuda. La rápida respuesta de los servicios de emergencia fue una pequeña luz en medio de la oscuridad de esa tragedia. Fue llevado al hospital, donde los médicos lucharon durante más de siete horas por salvar su vida antes de derivarlo a Salta.

El recuerdo de esa angustiante espera en el hospital sigue atormentando a la familia mientras continúan buscando respuestas y justicia.

Inicialmente, los médicos creían que era un simple coma alcohólico y le administraron medicamentos para estabilizarlo. Sin embargo, las horas pasaban y Facundo no mostraba signos de mejoría. Desesperado, el padre observaba impotente cómo su hijo seguía sin reaccionar. Fue gracias a la intervención de una neuróloga que la verdad comenzó a emerger. Ella observó que las pupilas de Facundo no respondían como deberían y expresó su preocupación, instándolos a descubrir qué le habían dado a su hijo. Este llamado a la acción fue un giro decisivo en la búsqueda de respuestas.

Facundo

La odisea de la familia no terminó en Metán; continuó con la llegada a Salta que trajo consigo un rayo de luz cuando, durante una breve ventana de lucidez, Facundo logró despertarse en presencia de su padre. Aunque estaba entubado y no podía hablar, su presencia consciente brindó un breve momento de consuelo en medio del caos.

Pero de a poco, en el Hospital San Bernardo, la esperanza se desvanecía mientras su hijo entraba en un estado de coma desconcertante. La realidad que se reveló fue aterradora: los médicos informaron que Facundo había sufrido una broncoaspiración y, posiblemente, había ingerido una sustancia prohibida. Esta revelación los sacudió y planteó más preguntas sobre lo que realmente sucedió esa noche.

En este contexto, Gustavo recordó con frustración cómo, en el momento crítico de la admisión de Facundo al hospital de Metán, se le negó la realización de un dosaje de sangre para determinar el nivel de alcohol en su sistema. Esta información que podría haber arrojado luz sobre las circunstancias de su estado, fue denegada, dejando a la familia en la oscuridad.

Facu Raynal

Facundo, un joven sano y activo, había sido víctima de un presunto abandono de persona que desembocó en su trágica muerte. 

Tras la muerte de Facundo, se desencadenaron una serie de eventos que llevaron el caso a los tribunales y a una exhaustiva autopsia. Pero, la realización de los análisis necesarios se vio demorada, y cuando finalmente se llevaron a cabo, los resultados fueron insatisfactorios. El tiempo transcurrido desde la admisión del joven al hospital hasta la realización de los análisis había lavado cualquier posible evidencia. La frustración era palpable, ya que se daban cuenta de que la oportunidad de obtener respuestas claras se había esfumado.

Para la familia, cada día de juicio es un doloroso viaje de regreso a los eventos que llevaron a la trágica pérdida de su hijo. "Es como revivir todo, volver a estar en la cabeza de todo lo que ocurrió", expresó Gustavo con pesar. "La angustia de perder a un hijo de manera tan inesperada es insoportable", sostuvo al tiempo que anheló desesperadamente respuestas sobre lo que sucedió y lograr algún tipo de cierre para este doloroso capítulo de su vida.

Facu

A pesar de la abrumadora carga emocional, la familia mantiene la esperanza en la justicia, especialmente en el sistema legal local de Metán. Sin embargo, el proceso judicial continuó llenándolos de frustraciones y decepciones. La limitada capacidad de la sala de audiencias, que los excluyó a él y a otros seres queridos de presenciar las declaraciones, fue especialmente dolorosa. "Estábamos creídos que, por ser oral y público, iban a poder entrar varias personas", lamentó, destacando la importancia de que todos tengan acceso a la verdad en un juicio de esta naturaleza.

Es así que, la vida de la familia de Facu ha cambiado drásticamente desde su muerte. En el caso de este papá, una persona antes centrada en su trabajo y sus pasiones ahora lucha con una profunda depresión y la dificultad de encontrar un camino hacia adelante. Sin embargo, a pesar de las dificultades, él y la madre de Facundo están aprendiendo a vivir con su dolor y a mantener viva la esperanza de que se haga justicia.

Promo Facu

Aún así, Raynal no pudo evitar cuestionar las circunstancias que rodearon la última noche de su hijo. Mientras reflexionaba sobre lo ocurrido, se preguntaba por qué los vecinos no actuaron de manera diferente. "Ellos podrían haber agarrado, como dicen en una declaración, a las 5 de la mañana se va a acostar Facundo, según ellos. ¿Por qué no me lo llevan a mi casa? Tenían 20 metros", lamentó, señalando la proximidad entre las dos casas y la oportunidad perdida de salvar la vida de su hijo.

Indicios y sombras: el misterio detrás de la noche fatídica

Las sospechas de Gustavo sobre lo que pudo haber sucedido esa noche se intensifican con el tiempo. Él cree que su hijo fue expuesto a sustancias prohibidas junto con alcohol, una acusación que ha presentado en su denuncia. Además, las averiguaciones realizadas por él y su familia han revelado detalles preocupantes, como el descubrimiento de una suma significativa de dinero en posesión de Facundo antes de su tragedia. "Hace 6 años era bastante", reflexionó, destacando la cantidad inusualmente grande de dinero que tenía en ese momento.

Las revelaciones de una testigo de la familia acusada, arrojaron luz sobre la situación, sugiriendo que Facundo podría haber estado recibiendo dinero para beber. Sin embargo, la falta de acceso al juicio ha dejado a la familia nuevamente incapaces de obtener respuestas claras sobre lo que realmente sucedió.

Mientras el caso sigue un juicio contra 5 vecinos de Metán por abandono de persona con resultado de muerte, en medio del dolor, Gustavo hizo un pedido que reflejó su profundo anhelo de paz y reconciliación. "Lo único que pido es que, en este momento difícil que estamos pasando, es que esas personas que están acusadas e inclusive todos los familiares vayan y lo vean a Facundo en el Cementerio Parque del Amanecer y a él le pidan perdón. No a mí ni a la madre, a él. Porque él era una muy buena persona y  ellos lo trataron mal".

Estas palabras encapsulan el deseo de que aquellos involucrados reflexionen sobre sus acciones y reconozcan el daño causado. Este pedido de perdón, aunque no pueda reparar el dolor de la pérdida de su hijo, busca honrar la memoria de Facundo, quien merece ser recordado con el respeto y la dignidad que le corresponden.

Te puede interesar
Noticias más leídas